viernes, 25 de noviembre de 2016

LAS FRUTAS DEL AYER





LAS FRUTAS DEL AYER
Parece que ciertas frutas van desapareciendo de calles y avenidas junto con viejas casas, mercaditos de barrio, mundos trazados con tiza en las veredas, trompos, canicas, y la preciada quietud de las tardes de juego al aire libre.
Al preguntar a chicos de la Lima de hoy, resulta que muy pocos de ellos conocen de los nísperos, de las granadas, de los pacaes y moras, de las guayabas e higos que los más adultos conocimos no necesariamente en los supermercados de la ciudad, sino desde el árbol de casa, en las callecitas del vecindario, en las avenidas aún quietas por donde hoy deambula el caos.
El Perú (y Lima no se queda atrás) recoge crónicas acerca de las riquezas
de los frutos nativos e importados que florecieron para deleitar a indios, negros, criollos y españoles que aquí habitaban. Cuenta una historia que mientras el pueblo peruano aguardaba la inminente muerte de Ramón Castilla por causa de una terrible dolencia, este ya se había recuperado y andaba empujándose una enorme sandía. Así de trejo decían que era Castilla. Y así de celestial sería la sandía que devolvió a la vida al valiente mariscal. No nos extraña que fuera ese frutón lo que reanimara al hombre. Apenas pensamos en sandía, imaginamos inmensidad intensamente roja, dulce y exuberante, generosa de carnes, regalona en la boca. Pasa lo mismo cuando vienen a nuestra mente el mango, la chirimoya, la lúcuma y, aunque hayamos encasillado en el terreno de las verduras a la palta, pecado de mantequilla verde lista para untarse en cualquier superficie que se ofrezca, es ella una fruta, una de las reinas si no en belleza y sabor, en textura.
Recordé, escuchando esa deliciosa anécdota relacionada a la gesta del Perú -no me consta que cierta-, todas y cada una de esas frutas que colmaron mi imaginario y amenizaron mi niñez montuna. Frutas que robé a los árboles de mis pequeños dominios. Estiraba la mano y ahí está bala granada, bombástica, licenciosa como un motín de piedras preciosas, ahí el pacae con su tremenda vaina rugosa celosamente atesorando en su interior tiernas pepitas envueltas de dulce algodón. Evoqué al árbol señor del níspero y sus racimos de pequeños frutos como soles esparciendo luz para cuando el invierno imponía su niebla. Nos hartábamos de esas moras que siempre fueron destellos de vibrante color en medio del gris.
Así era. Estar al aire libre, hace cuarenta años, era cosechar. Una aventura agrícola sobre el asfalto.


viernes, 4 de noviembre de 2016

La luna más grande durante los últimos 70 años



Miré ayer el cielo intentando de ver la luna más grande que nunca y no estabas tú. Quizás invisibles nubes de nostalgia te tapaban. No llovía ni yo lloraba.
Miré al mar y tampoco. Miré a mi lado y nada.
De casualidad miré a un espejo y allí estabas tú tan grande como siempre. Casi tan grande como mi Dios y tan clara como tu alma.
Me paré en mirarte como solo mira aquel que ama.
Te vi más grande, redonda y entera que nunca, un poco más mayor y más guapa.
Ayer mismo comprendí que yo era parte de ti, aunque ya lo sabía. Supe que no eras la luna más grande por ver y venir, porque siempre te veo y porque ya estabas.
Porque yo soy parte de ti, allí donde quiera que mire y allí donde quiera que vaya.
Ayer mismo comprendí que yo era parte de ti, 
aunque ya lo sabía. 

-----------------------------------------------------------------------
El 14 de noviembre se podrá admirar la penúltima superluna de este año, la cual estará en su punto más cercano a nuestro planeta, convirtiéndose en la más grande durante los últimos 70 años, según informe de la NASA.