martes, 22 de agosto de 2017

Hipólito Unanue es como el reflejo de reflejos infinitos





Les hago entrega de la Pepa Peruana de esta semana, un esbozo sobre Hipólito Unanue, gran personaje, digno de una novela....! disfruten!

HIPÓLITO UNANUE: LA FÓRMULA MÁGICA

Hipólito Unanue es como el reflejo de reflejos infinitos en un salón de paredes revestidas de espejos, donde la realidad no sobrevive a la ilusión. Es en esa seriación de Unanues donde se deconstruye al personaje para devolverlo en lugares comunes, a la historia contada, pero con análisis. Hay que escuchar los bemoles y sostenidos de este complejo personaje bisagra de nuestra historia, testigo del paso de la Colonia a los primerísimos momentos de la República. Hace un tiempo, Uriel García hizo eso: observó a Unanue a través del microscopio, como hacen los hombres de ciencia.
Unanue no es el médico sabio confinado a un laboratorio, autor de grandes aportes científicos que revolucionaron su época. El mismo fue una fórmula mágica, un hechizo del que pocos se libraban. Realistas y patriotas, Dios, el diablo, virreyes, San Martín, Bolívar, y el mismo Fernando VII cayeron rendidos ante él.
Mariana Belzunce, la viuda del riquísimo hacendado Landaburo, dueño de tierras en Cañete y la
Plaza de Acho, lo protegió apenas llegó a Lima desde Arica, pobrísimo y listo para vestir el hábito franciscano. Mariana era audaz feminista, independentista y refinada limeña que entonaba los cantos de esclavos negros. E Hipólito, nada frugal, alto, blanco, de ojos azules y pelo azabache. Enigmático. Y consciente de sus atributos.
Hipólito trabajó en casa de los Landaburo y Belzunce como preceptor de Agustín Leocadio, hijo de Mariana. En los salones de la mansión se reunían los intelectuales más ilustrados a participar de las tertulias que organizaba la viuda. Allí se cocinaron milagros como el "Mercurio Peruano". Nuestro personaje publicó en esas páginas acerca de los monumentos del antiguo Perú, tema inédito para la época. También escribió sobre las bondades de la hoja de coca y sobre el avistamiento de un OVNI en tierras cañetanas, el 25 de diciembre de 1790. Se fue haciendo de prestigio como médico, político y caballero cortesano.
No cabe duda de que su capacidad de gestión y poder de seducción lo llevaron a conseguir grandes cosas, desde la construcción del primer cementerio de Lima hasta la primera campaña de vacunación contra la viruela. Es interesante cómo viajó la vacuna desde Cádiz hasta las serranías a través del Qhapaq Ñan, en los brazos de niños huérfanos. Pero Unanue no fue un héroe. Era humano. Movió sus influencias para conseguir el tan anhelado protomedicato que negó Carlos IV de España. Se metió al bolsillo a Fernando VII, hijo de Carlos, a quien fue a darle la terrible noticia de que el protomedicato se lo darían a Dávalos, un estudioso de la ciencia con grandes aportes, pero mulato. Al final, Unanue logró su ansiado nombramiento como protomédico, sin concurso, como hasta entonces se había hecho. Es decir, a dedo. Por este y otros motivos relacionados a sus prácticas poco formales, los altos círculos de San Marcos lo miraron con desprecio. Hoy, su estatua yace frente a la casona de la universidad.
Su vida podría perfectamente inspirar el guión de una novela de O'Globo. Tiene los ingredientes para un éxito de taquilla: ambición y política, conquista, independencia, ciencia, campo y ciudad, realeza y esclavitud, racismo e historia de amor.

Por: Josefina Barrón shared Fundación BBVA Continental video.

a

viernes, 18 de agosto de 2017

Andres Roca Rey hace donación a la Casa Familia Marcelino Pan y Vino



Andres Roca Rey hace donación a la Casa Familia Marcelino Pan y Vino






ROCA REY, SOLIDARIDAD A RAUDALES
 

El torero peruano ha hecho una donación de 50.000 dólares a la Casa Familia Marcelino Pan y Vino de Huamachuco.

Una vez más, el torero Andrés Roca Rey ha dado muestra de su faceta más solidaria, en este caso en la ciudad de Huamachuco (Perú), donde toreó el pasado miércoles día 16 de Agosto.
En plena temporada, y aprovechando el fugaz viaje a su país natal, Roca Rey ha hecho una donación de 50.000 dólares a la Casa Familia Marcelino Pan y Vino de Huamachuco, cuya meta es estar próxima  a los niños, niñas y adolescentes trabajadores, así como a quienes viven en situación de la pobreza y condiciones peligrosas.
Roca Rey, consciente de la complicada situación económica y social, ha querido aportar un grano de arena para que esos niños y jóvenes puedan tener la mejor educación y formación posible.
Sin duda, un gesto que ha tenido una gran acogida en la Casa Marcelino Pan y Vino de Huamachuco, que ayer hizo en su centro un homenaje a Roca Rey, aunque lamentablemente el torero limeño no pudo acudir debido a que inmediatamente después del triunfal mano a mano con su hermano Fernando en Huamachuco tomó un vuelo para llegar a tiempo a torear en Málaga, donde mañana sábado cumple con su segundo compromiso en la Feria.


jueves, 20 de julio de 2017

La grandeza de la arquitectura Inca



Aprobado ya el proyecto por el Inca, llegaba el momento de iniciar las obras. Como los actuales peruanos, los incas conocían bien los problemas de una geografía empinada y lluviosa: el riesgo de corrimientos y desprendimientos de tierras y laderas, o “huaycos”, que hoy siguen produciendo catástrofes y cortes de carreteras. Por tanto, un factor fundamental era garantizar una adecuada cimentación y drenaje de todo lo que allí se iba a edificar. Esta fue la fase más dura e ingrata de la construcción de la ciudad, y Wright y Valencia consideran que supuso un 60% del esfuerzo constructivo del total, es decir, que casi 2 de cada 3 horas invertidas de trabajo están invisibles bajo el suelo.



martes, 27 de junio de 2017

El Caballo Peruano de Paso



El Caballo Peruano de Paso es una de las muchas razones que tenemos los peruanos para sentirnos orgullosos. tiene particularidades proporciones corporales y es identificado por un andar lateral o paso llano. Es típico de las regiones del norte peruano.
El Caballo Peruano de Paso es una raza establecida y reconocida mundialmente. Como todas las razas de caballos del mundo, tiene muchas características que la distinguen de otras razas. Pero la característica más notoria y más famosa y de donde recibe su nombre, es su modo de andar, el paso.

Hacienda Mamacona  ..
http://www.haciendamamacona.com.pe/




sábado, 27 de mayo de 2017

El Pisco es peruano



Por: Josefina Barrón


Pregúntenle al primer pisquero del que tenemos noticias:
un griego que vivió hasta su muerte en Ica

Tres son los argumentos para esgrimir. El primero, 400 años de evidencia de antigüedad del aguardiente en el Perú. Segundo, el reabutizo de un pueblo en Chile como parte de la estrategia de mercadeo de ese país, y tercero, la poca pureza del aguardiente chileno, que debiera quitarle la posibilidad de ser llamado realmente pisco.
Pero los argumentos solamente nos llevan a disputas estériles. Al final, quien gana es un tercero, como pasó entre Huáscar y Atahualpa cuando llegó Pizarro: Australia producirá pisco, y seguro será mejor que algunos piscos peruanos que no son sino aguardientes alterados y, no lo dudo, el australiano será mejor que los aguardientes chilenos.
Volvamos a lo que interesa: En 1613, sí, hace más de cuatrocientos años, un señor que había llegado desde la isla griega de Corfú hasta el valle de Ica y se había afincado allí, escribe su testamento. Conocido como El Griego y llamado Pedro Manuel, producía y exportaba enormes cantidades de aguardiente. Eso evidencia el testamento que deja. Lo que más emocionó a los investigadores que encontraron el documento luego de una extensiva búsqueda, fue que Pedro Manuel era dueño de “una caldera grande de cobre de sacar aguardiente” y de dos “pultayas”. Las pultayas son recipientes pequeños en los que descansa el mosto antes de ser convertido en vino o en aguardiente. Era indudable. El Griego tenía una destilería en casa. Por el volumen de producción, exportaba el aguardiente.
Ica era y es tierra de pisqueros. Pero no tiene acceso al mar. Entendamos que no existían carreteras y la vía de acceso a la capital y al mundo era a través del mar. El puerto más cercano para quienes exportaban era Pisco. Con el tiempo, las botijas, y luego el aguardiente mismo adoptarían el nombre del puerto. Fue un proceso lógico, natural.
Aguardiente se hizo siempre y en todo lugar. En los inicios, fueron los sacerdotes quienes lo
elaboraban. Chile hizo aguardientes. Pero no debió ser llamado pisco, ese aguardiente de uva que precisa de la pureza para recibir su nombre. Mientras que en el Perú, las uvas producen una gran cantidad de azúcar por las condiciones climatológicas calurosas y las áridas tierras que evaporan el agua y concentran el azúcar, el aguardiente chileno sí tiene añadidos. Y es que las uvas chilenas tienen poco dulzor y por ello necesitan añadiduras. Hablamos de pisco peruano al que respeta el proceso artesanal de siglos, que busca conservar la calidad de su producto bandera y merece el nombre.
Para fabricar su aguardiente, el chileno destila la uva, pero no se logra la graduación alcohólica suficiente para embotellar. Por eso debe agregar agua destilada. Eso se nota apenas uno tiene en la boca un sorbo de pisco chileno. La calidad, la pureza, el refinamiento, no están dentro de sus bellísimas botellas. Pero producen cientos de veces más. Es como dejar de usar el telar de cintura, producir textilería a pura máquina, y empaquetar con hermosas etiquetas. No tiene alma ese bebida.
En Chile se usan solamente la uva moscatel en diversas variedades; y la Pedro Ximénez y torontel, en menor medida. Solo estas uvas son reconocidas como uvas pisqueras en el país vecino. En el Perú, las uvas que se usan para producir pisco son muchas y están dentro de dos tipos: las aromáticas y las no aromáticas. En el primer tipo, están la quebranta, la uvina, la mollar, la negra corriente. Y en el segundo, la albilla, la italia, la moscatel y la torontel. La variedad es consecuencia de nuestro singular clima y la riqueza de nuestra suelo; y de ese refinamiento que nos viene de antaño y que también se refleja en los atavíos, el apero, el enjaezado, de nuestro caballo de paso.
El pisco se posiciona hasta en México en el siglo XVIII y en el XIX llega a California para volverse leyenda. En el siglo XX, los chilenos empiezan a exportar el aguardiente con gran entusiasmo. Ha sido llamado pisco. Una movida audaz hecha en 1943 los pinta de cuerpo entero: rebautizan un pueblo en el valle de Elqui con el nombre de Pisco Elqui. Anteriormente, ese pueblo era llamado La Unión, pues es la conjunción de dos ríos. En la década de los ochenta, el pisco chileno estaba en todas partes. Y el Perú yacía sumido en una honda crisis moral, política, social, económica. Terrorismo, hiperinflación y la consecuente inestabilidad, no nos permitían mirar más allá de nuestras narices, apreciar lo nuestro, menos aún cuidarlo y todavía menos, exportarlo. Chile tenía la ventaja de no ser en ese entonces un país del tercer mundo. Podía desarrollarse. Eso hicieron.
Despertamos tarde, y a medias. Fuímos lentos, y fuímos confiados. Si no nos ponemos de acuerdo aún en cómo hacer para sacar adelante el pisco con todas sus letras, entonces cualquier país podrá llamar a su aguardiente pisco y no solo llamarlo: buscarán excelencia en la calidad hasta posicionarse como los mejores productores.
Por eso debemos mirar el pasado para comprender lo que pasará en el futuro; y debemos lucharla como se debe: logrando la mejor calidad. Posicionándonos. Ese caballo de paso en el cual se refleja el alma refinada del peruano, debe darnos luces. Se cría en muchos países, pero sigue siendo el caballo peruano de paso y luciendo su particular nivel. Eso somos: un país de gente sensible, que debe ponerse de acuerdo en cuál es y cómo sacar adelante su patrimonio.

Por Josefina Barrón

Video:              https://www.facebook.com/LaHermandadDelPeru/videos/1028127260603512/

UVAS PERUANAS

El Perú tiene ocho variedades de uvas pisqueras prácticamente autóctonas: quebranta, mollar, negra criolla, uvina (no aromáticas) y la albilla, la Italia, la torontel y moscatel (aromáticas). "La más emblemática, la de mayor cuerpo y estructura, se supone que es la quebranta. Pero cada una tiene componentes especiales. Las toronteles son súper aromáticas, las albillas son piscos que te dan una sutileza. La negra criolla tiene bastante cuerpo y sabores especiales. Las moscatel son exquisitez. La uvina tiene unas notas anisadas. Cada una tiene sabores muy diferenciados entre ellas", explicó Barriga.

http://elcomercio.pe/gastronomia/bares-y-copas/pisco-nombre-impreso-tinta-426535

martes, 18 de abril de 2017

Pisco es peruano



La Comisión Europea reconoce al Pisco como originario del Perú

Pisco es una ciudad del centro-sur del Perú, capital de la Provincia de Pisco (Departamento de Ica), desde el siglo XVI, situada 230 km al sudeste de Lima a orillas del mar Peruano, al sur de la desembocadura del río Pisco ( nombre quechua que significa "pájaro" )
El pisco peruano, es una denominación de origen que se reserva a la bebida alcohólica aguardiente de uvas que se produce en el Perú desde finales del siglo XVI. ... Sobre la denominación de origen «pisco», existe una controversia entre Chile y el Perú.
El registro implica un reconocimiento geográfico al nombre de Pisco, una ciudad y un puerto ubicado
desde la época prehispánica a 250 kilómetros al sur de Lima, que podrá ser usada en el ámbito de la Unión Europea (UE) como distintivo en el licor peruano.
“En el siglo XVI llegó la uva al Perú desde las Islas Canarias, traída por el Marqués Francisco de Caravantes. Cronistas de la época señalan que fue en la hacienda Marcahuasi, en el Cuzco, donde se produjo la primera vinificación en Sudamérica. (…) Las primeras noticias que se tienen en el Perú acerca de la elaboración de aguardiente de uva se remontan a inicios del siglo XVII. El renombrado historiador peruano Lorenzo Huertas refiere al respecto: ‘Hemos encontrado un documento de 1613 que indica la elaboración de aguardiente (de uva) en Ica. Esa sería una de las fechas más antiguas que hablan acerca de la elaboración de aguardiente no sólo en el Perú, sino en América’”.

DATOS: La Unión Europa reconoce que el Pisco es de Perú. Debido a ello, se comprometió a proteger la comercialización de la referida bebida nacional, respetando el derecho de propiedad intelectual. Por esa razón, a estas alturas, el Pisco peruano ya es una marca mundialmente conocida. Todo este argumento fue respaldado por informes de expertos. Tiempo26.com no busca ser neutral cuando se trata de hallar la justicia en todos los ámbitos, nosotros preferimos ser veraces. Asimismo, sabemos que nuestro amigo que redactó esta nota en el portal Web de History Channel; pues no ha querido poner ningún tipo de controversia sobre la fuente del pisco. Sin embargo, nosotros solo quisimos detallar con precisión algunos vacíos en su texto, como para que no quede duda alguna.

El cóctel llamado «pisco sour» se originó en Lima antes de 1920, en el Morris' Bar (también referido como Morris Bar, Bar Morris o Bar de Morris) de la calle Boza 847, en el Jirón de la Unión del centro de Lima,14 en el cual se ofrecía como una novedad el pisco sour, inspirado en el whisky sour. Según José Antonio Schiaffino, en El Origen del Pisco Sour, el inventor del cóctel habría sido el californiano Víctor V. Morris, propietario del Bar Morris, que había abierto sus puertas en 1915 y que cerró en 1933;15 a su vez, según otra versión, habría sido preparado en el mismo bar por los bármanes peruanos Alfonso Bregoye, Graciano Cabrera y Alberto Mezarina.16.
El antecedente de una bebida en la que se habría mezclado pisco con limón, se ubicaría en el Virreinato del Perú, alrededor del siglo XVIII, donde cerca de la Plaza de Toros de Acho, en Lima, se creó el denominado Punche.